Salesianos Cooperadores del Mundo

Loading...

jueves, 28 de abril de 2011

FUNCIONES DEL ENCARGADO DE FORMACIÓN DE LOS SS.CC.

FUNCIONES DEL  ENCARGADO DE LA FORMACIÓN
Ser responsable de la formación salesiana y apostólica, no es una tarea solitaria, se realiza en corresponsabilidad con otros hermanos cooperadores bien preparados.
Funciones del Encargado de formación según el PVA:
·  Prepara el programa de Formación de los aspirantes.
·  Prepara el programa anual de Formación Permanente
·  Cuidar y seguir todos los aspectos específicos de la Formación

 El  responsable de la formación es en primer lugar, el mismo salesiano cooperador, por eso:
EL SALESIANO COOPERADOR ES EL PRIMER RESPONSABLE DE SU FORMACIÓN”
El Hermano Salesiano Cooperador formador considera tres aspectos importantes de los cuales es responsable:
Ayudar a las personas a adquirir una nueva mentalidad (mentalidad  = doctrina) que se nutra de razones profundas.
 Pasar del análisis racional y razonable de los problemas, situaciones y de los contenidos intelectuales a las actitudes interiores que alimentan a la persona con miras a la acción                  (actitudes = Espiritualidad).
Pasar a la acción lo que se ha visto con la mente y se ha asimilado en el espíritu, ponerlo por obra (Acción = Pastoral)
“El formador responsable necesita una formación amplia, si quiere ayudar a los demás, comenzando por su esfuerzo intelectual en profundizar los contenidos de  la tradición cristiana y salesiana.”

ACTITUDES DE UN ENCARGADO DE FORMACIÓN

1.-   QUERER COLABORAR CON TODOS
 San Juan Bosco era conocido por su capacidad cooperativa, confiaba a todos una responsabilidad, por pequeña que fuera.
   El dirigente no se pone en el centro sino que coloca a los demás en el corazón de sus           intereses. No es un conquistador solitario, sino un tenaz buscador de convergencias.
Muchas virtudes salesianas encuentran aquí un terreno de crecimiento y fecundidad: optimismo y confianza ante las personas, apertura y acogida ante las propuestas de todos, creatividad estimulada por la búsqueda común, adaptación a las situaciones concretas.

2.- SABER VALORAR LOS DONES DE TODOS
Trabaja por la formación de sus hermanos ayudando a cada uno a descubrir el don recibido, a ponerlo en relación con los talentos que han recibido los demás y a buscar un proyecto común y compartirlo.
Trabaja para que todos sepan poner a disposición de los demás lo que han recibido personalmente.
3.- ACTUAR CON ESTILO DE ANIMACIÓN
Animar significa recordar al encargado, el esfuerzo de atender más a la formación de las personas que al simple funcionamiento de las estructuras, de seguir más los procesos vocacionales que los aspectos organizativos, de mirar más los procesos vocacionales que los procesos organizativos, de mirar más a la calidad que a la cantidad de las intervenciones, a abrir a la confrontación con la vida y la cultura más que a encerrar a la Asociación en un aislamiento de tranquilidad.
Acción = Pastoral
La acción, fortalece de ordinario, la mentalidad y las actitudes interiores.
Un sector importante de la formación de los responsables es hacer experiencia directa de algunas opciones operativas que sean consecuencia de su modo de pensar y de vivir.
4.- TRABAJAR HABITUALMENTE EN GRUPO
Una formación individualista no dispone a trabajar con otros ni a la solidaridad ni a buscar juntos. En cambio frente a los problemas e interrogantes que surgen de la vida de cada día, la primera reacción del encargado es saber convocar a los otros y con ellos buscar y profundizar, el trabajo en grupo es el principio de la soluciones a las dificultades.
El trabajo en grupo asegura la calidad de la intervención, muchos ojos ven más y mejor que dos.
Sin embrago el trabajo en grupo necesita un soporte técnico: La dinámica de grupo.
5.- HACER CRECER LA AUTONOMIA ASOCIATIVA
Esta autonomía se basa en:
a)     Asumir la responsabilidad de las decisiones. sin negar el vínculo de la asociación con los Sdb. y  Fma.
b)    Organizar el trabajo del centro.
Determina las principales funciones de los consejos. Según el pensamiento de San Juan Bosco, la organización es el aspecto externo de la espiritualidad y el sostén del camino formativo de las personas, y da a todos la seguridad de acierto de las opciones.

c)     Renovarse en la continuidad.
El formador con sensibilidad constructiva y espíritu de creatividad original, buscará los instrumentos para asegurar el progreso de la Asociación en sintonía  con los tiempos y las circunstancias.
Con renovación constante para asegurar una continuidad que nace de una espiritualidad rica y profunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario de este Blog y ayudanos a crecer